¿Somos maestros de nuestra mente?

mente

…Uno debe volverse maestro de su mente y no dejar que la mente sea su maestro…, esa es una frase de Nichiren Daishonin y una de las cosas que recalca en muchas de sus cartas a sus discípulos.

En estos días pude volver a pensar en esto, y dialogándolo reflexión mediante con otro practicante de muchos años de experiencia, pude darme cuenta que estoy en el camino correcto. Siempre hago énfasis en cuan importante es dominar a nuestra mente y que ella no nos manipule, incluso en esos momentos de irritabilidad, impaciencia o ira.

¿Cómo nos manipula nuestra mente?

Al menos en los casos que veo en mi diario vivir, veo que se manifiesta a través de los aspectos oscuros de nuestro corazón, utilizando como transporte nada más y nada menos que nuestros sentimientos, es a través de ellos como nuestra mente logra dorminarnos. Ira, inseguridad, celos y tantos otros sentires que aquejan nuestro corazón se ven transportados a nuestra mente y desde ella hacia nuestro entorno inmediato en forma de pensamientos, palabras y acciones.

¿Podemos aprender a manejar nuestra mente?

¿Es posible aprender a manejar esos sentimientos tan dañinos? ¿Podemos aprender a controlar la la ira, celos o la inseguridad ante determinadas situaciones? La respuesta es Si. Pero antes de adentrarnos en el como, vamos a pensar primero en la manera en que nuestros sentimientos trabajan. En mi corta experiencia he podido ver que siempre que alguna cosa nos sucede tendemos a buscar soluciones y respuestas en nuestro exterior, fuera de nosotros y es verdaderamente natural pensar que “…Pepito me causa celos con su amigo o amiga..”, “…el me hace sentir mal por que tiene estas actitudes…”, “…no soporto a este tipo por que es así asi y asá…”.

Estas frases son el pan nuestro de cada día, tanto propias como de la gente que nos rodea en la sociedad, y en todas ellas vemos claras connotaciones de que el problema pareciera ser más de los otros que nuestro pues “pepito me causa celos“, “el me hace sentir mal“, etc.. ¿verdad? Esa sería la forma corriente y natural que tenemos los seres humanos de intentar explicar nuestras emociones ante algo que nos afecta. Pero en realidad el problema por más externo que parezca, no es otra cosa que un problema interno, nuestro, propio y del cual nosotros mismos somos responsables. Por más que el objeto externo que nos afecta tanto parezca el culpable, el problema real está en nuestra propia incapacidad para manejar la situación generada respecto a ese objeto, no podemos controlar nuestros sentimientos y eso nos lleva a pensar que los demás tienen la culpa de nuestro sufrimiento.

¿Qué necesito para dominar mi mente?

Lo necesario lo puedo resumir en tan solo una palabra: introspección

La introspección que llevo a cabo desde hace años mediante la práctica del Budismo de Nichiren Daishonin me ha permitido conocerme a mi mismo de una manera que nunca antes imaginé. Gracias a ello he podido ver mis emociones y sentimientos de la forma más clara posible, donde han saltado cosas muy lindas pero también cosas muy feas. Por lógica, lo lindo siempre es bien aceptado pero lo feo no suele seguir el mismo camino.

Siguiendo con los ejemplos citados anteriormente: ¿te has puesto a pensar por qué eres celoso? ¿qué causa esos celos dentro de ti? ¿por qué eres inseguro? Muchas o mejor dicho, casi todas las respuestas a estas preguntas existen en el interior de uno mismo, lo único que tenemos que hacer es animarnos a mirar sin dar vuelta la cara ante el resultado. ¿Estás dispuesto a trabajar en tus miedos y sentimientos más negativos? Si es así, bienvenido al eterno viaje de conocerte mejor, es largo pero muy fructífero.

El hecho de que yo día a día voy conociéndom más nivel interior a través de la práctica del budismo no significa que todos deban hacerlo de la misma manera, por supuesto que no. Existen varias formas de llegar a conocerse bien, lo primero y más básico es desear conocerse y aceptar nuestros defectos y cosas negativas como parte propia del todo que conformamos como seres humanos, para luego encarar nuestra vida con un profundo sentimiento de reflexión. Justamente la reflexión, es el segundo ingrediente vital para lograr un cambio en nuestras vidas. Si bien esto puede abrirnos las puertas de la contemplación sobre nosotros mismos, no puedo asegurarlo al 100% pues sin una base teórica y práctica que sirva de andamiaje para sostenernos en el proceso introspectivo, relamente puede hacerse muy difícil. Por tanto, en resumen, desde mi experiencai dos caminos seguros para lograrlos, práctica del budismo de Nichiern Daishonin (o alguna filosofía similar) o bien consultar con un Psicólogo que pueda ayudarte de forma activa en el proceso de autodescubrimiento de tu vida.

Tanto la práctica de Budismo como el inicio de mis estudios en Psicología me han hecho reafirmar el hecho de que todo lo que nos sucede en nuestra vida, incluso la felicidad e infelicidad, depende exclusivamente de nosotros, somos los arquitectos de nuestra vida. Por tanto, controlar nuestra mente es un paso fundamental para lograrlo, no debemos tener miedo en tomar las riendas de ella ya que es una de las claves para lograr desarrollar una existencia verdaderamente feliz y autorrealizada.

This entry was posted in Budismo y Filosofía. Bookmark the permalink. Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

2 Comments

  1. David
    Posted January 29, 2012 at 2:25 pm | Permalink

    Gracias por tu ayuda, Esteban. Llevo toda mi vida sintiendome bastante mal, dejándome controlar por mi ego, como herencia de mis negativas vivencias.

    He leído esta publicación, y me he sentido mejor. He decidido reflexionar y no dejarme dominar por mi ego. Sentarme y ver el porqué de que sienta esto, del porqué de hacerlo, del simple hecho del porqué.

    Como ya he dicho antes y vuelvo a decir, agradezco mucho tu ayuda.

    Un fuerte abrazo,

    David.

  2. Posted January 30, 2012 at 11:34 am | Permalink

    David,

    Gracias por tu comentario. Te deseo mucha suerte, determínate a cambiar tu vida y podrás hacerlo. En mi caso me apoyo mucho en el Budismo de Nichiren Daishonin, pero como comenté antes, también a través de un Psicologo Humanista (Gestáltico o de Logoterapia preferentemente) puedes obtener grandes resultados.

    Un saludo,
    Esteban.-

Post a Comment

Your email is never published nor shared. Required fields are marked *

*
*

You may use these HTML tags and attributes <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>